martes, 15 de marzo de 2016

Desterrado


Pensaba que eras algo para mí, pero solo eras la sombra del verano que se desvanecía con la entrada del otoño. Era imbécil por no darme cuenta de las palabras vacías que me decías. Pensando que con una simple palabra siempre lo solucionarías todo, pero el tiempo puede más de que lo que piensas, y era de esperar que se agotara la paciencia que soportaba tu ego. Pero todo tiene su fin.
Ya no estás. Me siento libre ¿sabes? …Con el dolor que me causaste me creé mis propias alas y ahora puedo recorrer el mundo entero sola. He aprendido que las personas tienen ese don de cortarte las alas lo mismo que te las dan, pero el error está en los que aceptamos esas alas, en creer más en lo que nos ofrecen, que en lo que podemos ofrecer.

miércoles, 24 de febrero de 2016

Dime ¿quieres acabar preso de las opiniones de los demás?


Cada día que pasa la mayoría de personas viven atadas a un falso “yo”, es decir, no son ellos mismos porque se venden a las opiniones y pensamientos de los demás, esconden quienes son por miedo al rechazo, a no ser aceptados y a no encajar en una sociedad encubierta por una identidad falsa. Todo es aparentar y se valora el tener más que el ser.
Así que tú, que te dejas guiar por los “que pensaran de mi”, deja de vivir como los demás lo harían, se tu y piensa por ti mismo, ahoga esos demonios que te susurran cada día que no gustaras, porque no hemos venido aquí para gustar o estar por y para las opiniones de los demás, no, hemos venido para vivir, para dejar nuestra propia huella en este mundo, para ser auténticos y no imitaciones baratas de los demás.
 
 

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Para los que vienen y van


Nos lo pasábamos bien por aquel entonces, me encantaban nuestras largas charlas, nuestros juegos diarios, nuestras risas picaronas… y ahora, ahora ya no hay nada, no existimos, pasamos sin vernos, oímos sin escucharnos.

Aún recuerdo todo lo vivido y me pregunto cómo llegamos a esta situación, en qué momento cambio todo, en qué momento nos olvidamos  de que existíamos en el mismo mundo. ¿Recuerdas por qué acabó todo? Yo tampoco… Con el tiempo nuestro acercamiento se fue distanciando sin más, hasta que todo terminó.

Ahora te diré que si echo, de vez en cuando, de menos aquellos tiempos, pero ¿quién no echa de menos el pasado alguna vez? Solo decir que gracias por haber pasado por mi vida, de alguna forma tú has hecho que sea lo que soy ahora. Te fuiste, pero no porque tú o yo quisiéramos, no, era porque esto debía de pasar, debíamos de dejar el camino abierto a otras personas; tú y yo hemos ido cambiando y evolucionando, con el tiempo dejamos de ser los mismos y por eso ya no estamos como en aquel entonces, ¿entiendes a donde quiero llegar? No me arrepiento de haberte conocido y mucho menos de los errores que cometí contigo, ni tú tampoco deberías de arrepentirte, porque todo esto hace que esos errores no los volvamos a cometer con las personas que conocemos o llegaremos a conocer. A pesar de todos los daños que nos causamos consciente o inconscientemente, se que todo lo que vivimos valió la pena y de alguna manera siempre nos mantendremos vivos en el recuerdo.

domingo, 18 de octubre de 2015

La luz de mi oscuridad


Hay días en los que nos levantamos y nos damos cuenta que estamos entre unos robustos e inmensos muros que están conectados entre sí, de tal forma que es imposible salir de ellos… es en ese instante cuando nos damos cuenta de que estamos atrapados en una cárcel que nos hemos creado nosotros mismos con el paso de los años, una cárcel en la que nos encerramos cuando el frio invierno llega a nuestro ser más profundo, aislándonos del mundo externo y quedándonos solos en compañía del silencio.
Al principio estamos en una gran habitación oscura, que está formada por la unión de los primeros muros. Estamos en una esquina, entumecidos por la fría lluvia que cae sobre nosotros, no queda apenas rastro de vida en nuestro cuerpo, no hay ilusión, no hay aliento para otra dura guerra… solo estamos esperando a que llegue nuestro fin a través de la forma más dulce posible. Cuando vagamos en busca de este último pensamiento, concienciados de que no hay nada que hacer, miramos hacia arriba y vemos el resplandor de una débil luz que sale de un pequeño boquete de la pared, en ese momento algo despierta dentro de nosotros, recibimos como una dosis pequeña de energía, haciendo así un esfuerzo por levantarnos para conseguir llegar a esa luz.
De repente deja de llover y a medida que nos levantámos, vamos consiguiendo que los muros que hay ante nosotros se desvanezcan lentamente. Cada vez vemos como la luz va aumentando de intensidad, con cada paso y esfuerzo. Llega el momento en que la luz nos ciega por unos instantes y cuando conseguimos ver con claridad, nos damos cuenta de que ya no queda nada que nos impida avanzar, volviendo así a nuestro cálido y soleado mundo.

 

martes, 13 de octubre de 2015

¿Fracaso o éxito?


Sabes que los demás no tienen la culpa, que el único culpable de tus fracasos y de no alcanzar tus metas eres simplemente tú.
Sabes que puedes pero no paras de ponerte excusas a ti mismo, no paras de ponerte límites y todo por miedo, miedo a fracasar, pero de lo que no eres consciente es que ya estas fracasando al no  lanzarte a ese océano al que tanto pánico tienes. Tienes el proyecto, meta o sueño y te tienes a ti ¿a qué esperas? El tiempo se acaba y cuando quieras ir a por ello, será tarde porque otro habrá hecho aquello que querías y habrá ocupado tu lugar, mientras tú estabas en una esquina lloriqueando, quejándote y dudando de ti mismo y de tus capacidades.
Así que confía en ti de una vez, porque eres fuerte y sabes que tienes el suficiente valor  y coraje para conseguir aquello que tanto quieres. Y si no te sale bien a la primera no desistas, y sigue persiguiendo ese sueño, porque cuando hay constancia, dedicación y das el 100 x 100 de ti mismo conseguirás todo aquello que te propongas.
 No escuches a los necios que te dicen que no puedes hacer algo  y no te conviertas tú en uno de ellos. No les des la razón a aquellos que esperan tu fracaso y nunca te digas a ti mismo que no puedes hacerlo, que es imposible, que nunca lo conseguirás.

martes, 22 de septiembre de 2015

¡Solo hazlo!

¿Qué es lo que siempre has deseado o querido? Piensalo detenidamente, tomate tu tiempo...¿lo tienes visualizado? Pues adelante, ve a por ello ¿para qué esperar a que una oportunidad surja de la nada, si puedes crearla tu? No esperes a un mañana para hacer lo que quieres , no te quedes pensando "mañana me puede suceder algo" , ¡NO! ,sal fuera y corre bajo la tormenta, crea tu destino y no vivas flotando en una nube, perdido y sin rumbo ,no esperes a que la vida te dé esa oportunidad sin más, porque aquí el trabajo duro es el que recompensa.
Así que si tienes un sueño, una meta, un algo...no te quedes parado y lucha, lucha con todas tus fuerzas, no importa si no puedes dormir un día, no importa si no sales con tus amigos una noche, etc, porque alguien que no puede sacrificar nada, jamás podrá cambiar nada.
Así que no te quedes parado mirando como se van tus sueños, porque la vida, amigo mío, no espera.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Ese ser especial...

En cada pensamiento, en cada acto, en cada decisión, en cada instante del día, siempre estas ahí conmigo.

Cada vez que mi cabeza entra en una espiral caótica sin fin, cierro los ojos e imagino aquel momento en el que íbamos corriendo por los filos de esta vida, cuando nos sentiamos invencibles y creiamos que el mundo era nuestro.

Llegue a pensar muchas veces que nunca saldria de todos esos pozos oscuros en lo que he caído ,y es que me sentía tan perdida en aquella oscuridad, que pensé hasta en desaparecer de este mundo; pero ahí estabas tu, esa pequeña luz al final del tunel que hacia que toda esperanza volviera a mí.
De una forma u otra me has ido impulsando hacia delante, impidiendo que echase la vista atras para no volver a caer. Tu fuiste capaz de ver mas allá del ser perdido que todos ven en mí, dandome así el poder de sentirme feliz conmigo misma y concediendome a la vez las llaves de esas cadenas pesadas que arrastré tanto tiempo.

Aunque no seamos conscientes, todos cargamos a nuestras espaldas con la fuerza de otro ser, que nos da ese empujón para conseguir lo que queremos y sobre todo a salir de esos pozos sin fondo.