domingo, 13 de enero de 2019

Fantasmas

Tengo fantasmas encerrados bajo la cama. Nunca se me dio bien quedar con ellos y vernos a solas en una habitación a oscuras.
A veces nos solemos escribir de madrugada cartas perdidas a nunca jamás.
En ocasiones nos encontramos por la calle, en las tardes de sol en el parque o en reuniones con los amigos. Se presentan cuando no deben, cuando "todo va bien", son unos traviesos y salen sin permiso.
Les da igual que corras o que finjas no conocerlos. Saben que llegará el momento en el que habrá que mirarles a los ojos y decirles: "No lo destrocéis todo, por favor".





martes, 20 de noviembre de 2018

Espero

Espero.

Que no te olvides de ti, de quién eres y qué quieres.
Que no te dejes a tras por nadie,
 y tengas presente dónde quieres estar, y con quién.

Que aprendas a darles a todos las mismas oportunidades,
 y que no cargues a los demás con los errores que cometieron otros.

Que aprendas a vivir siendo tu, sin miedo a descubrirte 
y muestres aquello que sientes, sin ocultarte.

Que no tengas miedo a salir de la jaula,
 aunque sea en mitad de la tormenta.
Que los limites los establezcas tú, que los cambies y los quites.

Que te des cuenta que la vida es mejor
cuando sabes que el villano y héroe de tu historia, 
eres tú.


martes, 29 de mayo de 2018

Quizá

Nunca llegué a comprender el motivo por el que nos conocimos. Quizá esa fue la razón por la que no llegamos a distancianos del todo y no se fue.
Quizá en un futuro llegaremos a reencontrarnos y empezaremos todo de 0, como si nunca nos hubiésemos conocido de verdad. Como si nuestros Yo hubiesen olvidado aquellas personas que un día fueron y nunca llegaron a ser.
Quizá lo que nos faltó en aquel momento fue estar más rotos y tener más cicatrices. Quizá menos.

martes, 3 de octubre de 2017

Memento vivere

Que no has vivido si no has intentado, si no has caído, si no has sentido el miedo o has visto que lo has perdido todo antes de dar el primer pasó.

Todos nos destruimos, todos no vaciamos con las despedidas, con las incertidumbres. Todos dejamos de ser, dejamos de sentir… que todos se llevan una parte de ti y tú te llevas una parte de todos. Que todo empieza y todo acaba. Que nada se pasa y todo se queda en el señor inmortal del tiempo. Que todos los mundos se destruyen y todos se construyen de nuevo, aunque solo sea a base de cascajo. Que nada queda como vino, cuando se fue. Que lo roto no desaparece y la pena no se convierte en alegría. Que todos somos felices a partir del sufrimiento. Que nadie olvidamos y menos cuando amamos. Que todo es mortal, que a todo le llega su  programación, instante y muerte.

Que a veces dejamos de sentir, que a veces dejamos de escucharnos, que a veces dejamos de ser, dejamos de existir… que se lo llevan, se llevan nuestra esencia como si nada, como si solo fuésemos un soplo de viento al oído, como si no fuésemos nada, como si nunca lo hubiésemos sido.

Que el recuerdo es el pasado, que el pasado ya no importa, dicen… ¿cómo no va a importar?, como voy a dejar que se escape ese tiempo como si nada… soy todo lo anterior, soy todo lo vivido. Soy su tacto, sus ojos, su besos… soy esa sonrisa efímera del momento que se esfuma en el primer lunes… que cambia pero sigue intacto en lo que fuimos, en aquello que se congelo en el tic tac del reloj.


El caos, caos se queda, no se arregla, pero si empeora… que el caos no puede ser destruido, que no se repara… que aguanta y aguanta hasta que se desvanece, porque ya no puede con más mierda, porque ya no le queda más aliento para volver a ser.


martes, 15 de marzo de 2016

Desterrado


Pensaba que eras algo para mí, pero solo eras la sombra del verano que se desvanecía con la entrada del otoño. Era imbécil por no darme cuenta de las palabras vacías que me decías. Pensando que con una simple palabra siempre lo solucionarías todo, pero el tiempo puede más de que lo que piensas, y era de esperar que se agotara la paciencia que soportaba tu ego. Pero todo tiene su fin.
Ya no estás. Me siento libre ¿sabes? …Con el dolor que me causaste me creé mis propias alas y ahora puedo recorrer el mundo entero sola. He aprendido que las personas tienen ese don de cortarte las alas lo mismo que te las dan, pero el error está en los que aceptamos esas alas, en creer más en lo que nos ofrecen, que en lo que podemos ofrecer.

miércoles, 24 de febrero de 2016

Dime ¿quieres acabar preso de las opiniones de los demás?


Cada día que pasa la mayoría de personas viven atadas a un falso “yo”, es decir, no son ellos mismos porque se venden a las opiniones y pensamientos de los demás, esconden quienes son por miedo al rechazo, a no ser aceptados y a no encajar en una sociedad encubierta por una identidad falsa. Todo es aparentar y se valora el tener más que el ser.
Así que tú, que te dejas guiar por los “que pensaran de mi”, deja de vivir como los demás lo harían, se tu y piensa por ti mismo, ahoga esos demonios que te susurran cada día que no gustaras, porque no hemos venido aquí para gustar o estar por y para las opiniones de los demás, no, hemos venido para vivir, para dejar nuestra propia huella en este mundo, para ser auténticos y no imitaciones baratas de los demás.
 
 

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Para los que vienen y van


Nos lo pasábamos bien por aquel entonces, me encantaban nuestras largas charlas, nuestros juegos diarios, nuestras risas picaronas… y ahora, ahora ya no hay nada, no existimos, pasamos sin vernos, oímos sin escucharnos.

Aún recuerdo todo lo vivido y me pregunto cómo llegamos a esta situación, en qué momento cambio todo, en qué momento nos olvidamos  de que existíamos en el mismo mundo. ¿Recuerdas por qué acabó todo? Yo tampoco… Con el tiempo nuestro acercamiento se fue distanciando sin más, hasta que todo terminó.

Ahora te diré que si echo, de vez en cuando, de menos aquellos tiempos, pero ¿quién no echa de menos el pasado alguna vez? Solo decir que gracias por haber pasado por mi vida, de alguna forma tú has hecho que sea lo que soy ahora. Te fuiste, pero no porque tú o yo quisiéramos, no, era porque esto debía de pasar, debíamos de dejar el camino abierto a otras personas; tú y yo hemos ido cambiando y evolucionando, con el tiempo dejamos de ser los mismos y por eso ya no estamos como en aquel entonces, ¿entiendes a donde quiero llegar? No me arrepiento de haberte conocido y mucho menos de los errores que cometí contigo, ni tú tampoco deberías de arrepentirte, porque todo esto hace que esos errores no los volvamos a cometer con las personas que conocemos o llegaremos a conocer. A pesar de todos los daños que nos causamos consciente o inconscientemente, se que todo lo que vivimos valió la pena y de alguna manera siempre nos mantendremos vivos en el recuerdo.